miércoles, 20 de octubre de 2010

Mi Experiencia en Ecuador


Dos meses ya pasaron, y un choque cultural no sentí en ningún momento. Solo las diferencias que a veces me sorprenden como el tráfico que aquí es un poco caótico, o la comida que me causaba también problemas con el estómago al comienzo. Las primeras dificultades ocurrieron por supuesto con la lengua, en mi familia especialmente mi madre debía repetir cosas muchas veces y hablar despacio para que yo pudiera entender. Mi familia desde el comienzo fue muy paciente conmigo y me recibió con mucho cariño. En mi familia me tratan como otro hijo y me llevo muy bien con toda mi familia, especialmente con mis hermanos menores Kevin y Anaí. Luis Gabriel, mi hermano mayor, desde el principió me integró en su círculo de sus amigos (muchos de ellos artistas como él) y me ha ayudado a encontrar nueva gente, nuevos amigos y ha hecho que la casa de Quichinche y la ciudad de Otavalo no parezcan tan extrañas y anónimas. Ahora conozco mucha gente aquí y me siento muy bien de vivir en una ciudad pequeña y por eso muy familiar. Pero he vivido tantas experiencias, he visto mucho de la región, selva, lagunas, y espero que voy a conocer más de este bonito país (por ejemplo la costa, el oriente) y conocer a más gente, más costumbres o culturas. Con esa esperanza y con la buena voluntad de cumplir esas experiencias yo veo al futuro y veo también un cambio en mi trabajo que ya se está dando y que influye en mí.

Otavalo, oct. 2010


Frank Posch, voluntaria weltwärts con la GIZ - Ecuador en Municipio Otavalo - Unidad de Gestión Ambiental

Buscar este blog

Cargando...